Tesoros de la FLIA – 01

En varias ciudades argentinas, y también en otros países latinoamericanos, se realiza la FLIA —Feria del Libro Independiente y Autogestionado—. Autores que se autopublicaban de manera artesanal o pequeños editores que publicaban escritores emergentes. De todas a las que concurrí, siempre me encontraba con tesoros de la FLIA. Entre ellos: “En isla”, de Lapeti.

Las FLIAs se suelen habitar espacios públicos al aire libre. Un parque, una plaza, en la calle, algún patio de alguna escuela o centro cultural. Se respiraba literatura viva. Autores y autoras del aquí y ahora. Mucha diversidad en estilo, formatos y género. Recitales de poesías, música en vivo, alguna performance teatral o intervención artística. Una de las ferias del libro más vivas que uno puede conocer.

La horizontalidad

Su organización, en cada ciudad, es asamblearia. Es decir, abierta y participativa. Tienen un espíritu anárquico. El Estado no participa. Muchos menos, el capitalismo. Es una feria hecha por autores, como sus propios libros. En todo caso, pequeños editores que se limitan a publicar escritores y escritoras del hoy.

Caminar entre las mesas, ir ojeando un libro tras otro, es respirar frescura. Nada de lo que puedas enterarte en revistas o blogs especialistas en literatura lo encontrarás en estas ferias, y viceversa. El lenguaje transpira tanto como el autor o autora del libro que levantaste de la mesa, obra y escritor/a están frente de vos.

Así conocí “En isla” a Lapeti, que le pedí, luego haberle pagado, que me lo firmara. Es uno de los tesoros de la FLIA que guardo en mi biblioteca personal.

La conexión

Nunca viví en una isla, pero tal vez por mi condición de litoraleño y habitante de río y arroyos, consideré a “En isla” una lectura infaltable. Más todavía, el agregado fantástico a ese territorio. Mosquitos, muelles, ranas, peces, calor, humedad, canoas, silencio, inundaciones… todo habitante de cualquier isla del litoral argentino. Y lo que subyace. Nada falta en los breves relatos de Lapeti.

Esto pasa cuando vamos a dormir: ellos se acercan, cuentan un secreto, se van. Vuelven.

Mosquitos – En isla (La Peti)

Cada vez que vuelvo a su lectura, vuelvo al misterio de una noche callada por los grillos; a oír los secretos del agua; a evocar la convivencia con variedad de insectos; a la pesca como método de meditación.

El breve encuentro con Lapeti no se repitió. Extraño algún dato de contacto. Preguntarle si sacó otro título nuevo. Entablar una conversación literaria. Y decirle que la buena lectura que siempre tengo con las páginas de “En isla”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.